viernes, 2 de octubre de 2009

Cansada, pero sin rendirme....

Sí, cansada.
Cansada de discutir, de defender mis ideas, mis sueños, mis ambiciones, mis deseos....
Pero no me rindo. No pienso rendirme. A pesar de las lágrimas que pueda dejar caer. A pesar de las discusiones, los sufrimientos, los berrinches....
En un momento de mi vida decidí cambiar el rumbo. Y no lo tuve nada fácil.
Enfrentarme a todos los que me rodeaban porque no entendían mi decisión. Aún así seguí adelante.
Después de un año, me doy cuenta que hay cosas que todavía no han comprendido.
Sí, trabajo de lunes a domingo. No disfruto de mis hijas durante los fines de semana que me tocan.
Pero estoy con ellas a diario.
Las recojo del colegio puntualmente todos los días a las 16'30H. Las doy su merienda. Las obligo a hacer sus tareas. Las ducho, las doy la cena, y las llevo a la cama. Para el que tenga hijos sabe sobradamente lo que todo eso significa.
Y no tengo a nadie que me haga la cena mientras ellas están en el baño.
O que las revise los deberes mientras pongo lavadoras o recojo la casa.
Y así día tras día. Tarea que hago con gusto, y con la que me siento satisfecha cuando antes de acostarme las observo como duermen calentitas en sus respectivas camas.
Vale que no puedo permitirme darlas caprichos. O largarme con ellas de vacaciones a la playa.
Pero no las falta ni comida, ni ropa, ni libros.
Cierto es que mi familia me ayuda muchísimo a ello.
Pero ahora me llegan muchos gastos, como los libros, seguro de coche, etc... Y eso sale de mi bolsillo. De currar de lunes a viernes por las mañanas, aunque tengan que bajarse en autobús con otra madre al colegio. De currar los sábados hasta casi las diez de la noche y los domingos hasta las tres de la tarde. De currar el poco tiempo libre que me queda a diario para llevarme una comisión que pueda ayudarme en algo más.
Y no, yo no tengo la suerte de tener una casita en la playa, o un chalecito en el pueblo de los abuelos para llevarlas los fines de semana y vacaciones. Pero eso no hace que las quiera más o menos.
Solo pido un deseo. No equivocarme en su educación. Y si me equivoco, habrá sido culpa mía. Solo mía.
No quiero que mis hijas tengan que estar en boca de nadie por el hecho de que sean "hijas de padres separados".
No quiero que crezcan con la idea de que tienen que esforzarse el doble para ser unas niñas "normales".
Quiero que crezcan con sus ilusiones, que aprendan de sus errores y que se reconozcan a ellas mismas sus méritos.
No quiero que tengan que decir algún día: "A mi me costó más porque mis padres se separaron"
Quiero que digan: "Esto lo he conseguido por mi esfuerzo"
Y sí, puedo estar cansada... pero jamás rendida.....

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Mona, me alegro! Por fin veo fuerza en lo que dices!

Yo creo que tienes muchos "cojones" por cambiar de rumbo. No todo el mundo lo tiene, deberías saberlo.

Yo creo que las niñas sí comprenderán ese esfuerzo el día de mañana y si no me encargaré yo mismo de recordarselo.

Tampoco creo que ellas debieran medirte por la cantidad de caprichos que puedas proporcionarles, sino por el cariño que les des.

Sinceramente Mona creo que estás desfasada pensando que la gente hoy en día valora negativamente a la gente por ser "hijo/a de padres separados", ni siquiera que se les valore de forma diferente. Para bien o para mal creo que en algo se ha avanzado con el tiempo.

Estoy seguro de que cuando comiencen a tener una mentalidad adulta entenderán muchas cosas, verán, escucharán, tomarán decisiones y sabrás que es lo que deben hacer. No les quites esa oportunidad.

Respecto a tí, de verdad, como primo estoy muy orgulloso de tí, yo se lo que te cuesta, lo que tienes que estar pasando a veces, etc,., pero sigue adelante. Lucha por lo que eres y por la persona que quieres ser. Que no está nada mal eh, tampoco seas tan crítica contigo misma. Y si te ha tocado ir rompiendo moldes pues oye que te ha tocado, sin mas.

Ánimo, dale fuerte, caña y adelante.

Un beso,

Antoñito

marta dijo...

Hola Mónica, yo sé perfectamente que la decisión que has tomado no es facil, tu has elegido esto y tu tienes que afrontar el sacrificio de trabajar más horas para sacar a tus hijas adelante, no te equivoques pensando que los niños quieren más por más caprichos..... los niños quieren amor,dedicación, cariño, etc....

Los hijos de padres separados son tan normales como cualquier otros, pero eso sí y aunque resulte duro tienen mucha menos estabilidad, lo siento pero una separación ya es dura para los padres... conque más para los hijos.....

Yo como hermana tuya te deseo lo mejor e intento ayudarte en todo lo que puedo,y así seguiré mientras esté en mi mano. igual que mamá y papá (aunque aveces te hablen con dureza) igual que tu a tus hijas no les dices siempre lo que quieren oir.

Las palabras de apoyo son muy bonitas y nos hacen sentir mejor, pero en casi todas la ocasiones (por lo menos lo que la vida me está demostrando) se quedan en eso... plabras, a la hora de arrimar el hombro..... poquito poquito poquito....... pero claro queda muy bonito decir ahí estaré yo... tu has hecho lo que tenías que hacer... yo te apoyo mónica.....et, etc......

Todo eso está muy bien, pero lo repetiré 10000000 de veces..... sólo son eso palabritas.......

Anónimo dijo...

Microchip-666.

marta dijo...

Hola moni, espero que hoy tengas un buen día, y que estés más tranquila que ayer. Un beso.

Por cierto "anónimo" que tiene que ver microchip-6666 con el comentario de mi hermana? o con el mío?

Naveganterojo dijo...

Hola amiga, se de lo que hablas, se lo que sufres, se lo que sientes,pero....pasa de lo que los demas opinen, olvida las criticas, el que diran, lo que los demas digan de ti, todo eso no es tu vida, tu vida sois tu y tus hijas, el resto del mundo que se meta la lengua en el culo y opinen de sus miserias.
¿Te ha quedado claro?.
Piensa una cosa, l@s verdader@s amig@s, jamas te criticaran ni te echaran en cara tus decisiones, simplemente te escucharan y te echaran una mano si pueden, y si no pueden, al menos no te dejaran de lado.
Un abrazo y adelante.
PD:el anonimo del 666, es un payaso que se cuela en muchos blog y deja la misma frase en todos, no hagas ni caso

Libertad Martínez dijo...

Hola guapa, te digo lo mismo que tu hermana, las palabras bonitas, muchas veces, solo se quedan en eso: en palabras.
Y te digo una cosa, las que sabemos lo que es educar a los hijos o hijas solas, sabemos que al final, lo importante es si has sido capaz de crezcan siendo buena gente, que crezcan sabiendo que es la solidaridad, que es el compañerismo, que es ser, en definitiva buena gente.
Isa, durante años, no puede darle un capricho a mi hija. Durante años tuve ese complejo de "mala madre" porque yo no podía ir con ella al parque (tenía que trabajar), no la llevaba al cole ni la recogía. No hacía nada de eso que hacen otras madres o padres (te diré que mi hija me llamaba "maruja aislada" porque no me relacionaba con las mamás en los parques)
Pero hoy te digo que ha merecido la pena, que mi hija es buena gente y que lo importante no ha sido la cantidad de tiempo que he estado con ella, sino la calidad del tiempo que disfrutamos juntas.
(también te digo que mi hija es un bichillo con un genio del copón, pero que le vamos a hacer, no podía ser perfecta, jajajaja)
Y tu, sigue adelante, sigue saltando obstáculos, sigue siendo como eres.
Un besazo

Anónimo dijo...

Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

« PABLO NERUDA»

Anónimo dijo...

Mejor palabras bonitas, siempre mejor. Mejor que aquellas que solo miran lo negro y no dicen nada

SOMMER dijo...

Tus hijas crecerán felices con padres separados. Ya lo verás.

Greicinha dijo...

Me encanto tu musica.

nE dijo...

MIS FELICITACIONES PARA VOS,UN GRAN SALUDO DESDE ARGENTINA!

FRANCISCO LEGAZ dijo...

No sabía todo esto que acabo de leer,.. Simplemente decir que estoy contigo...
Un beso